¿Cansado de hablar de justicia climática? Sí y no

23/11/2023

Por Juan Pablo Solís, Asesor Principal de Clima y Medio Ambiente, Fairtrade International

Mientras me preparo para asistir a otra cumbre de la ONU sobre el cambio climático, esta vez en los Emiratos Árabes Unidos, debo admitir que tengo sentimientos encontrados.

Por un lado, estoy deseando ponerme al día con inspiradores defensores de la justicia climática y comercial de todo el mundo, comprometidos y apasionados defensores de un mundo más justo y sostenible. Por otro lado, sé por amarga experiencia -la COP28 será mi séptima- que nos esperan largas horas, debates tortuosos, dudosas discusiones de trastienda e interminables tazas de café (créanme, como fanático del café que trabaja para Fairtrade, el buen café es especialmente importante).

Entonces, ¿qué es lo que me lleva a mí -y a todos los demás activistas de la sociedad civil- a volver a las COP anuales sobre el clima? Fundamentalmente, somos optimistas. Creemos que, a pesar de la falta de avances y de la aparente indiferencia mostrada por algunos gobiernos y empresas hacia el destino de las personas y del planeta, acabaremos encontrando una salida a este desastre.

Los programas climáticos deben responder a las necesidades de los agricultores

Este año parece diferente. En colaboración con la Fair Trade Advocacy Office (FTAO) y la Organización Mundial de Comercio Justo (WFTO), Fairtrade ha elaborado un plan ambicioso pero realista para que los gobiernos, las empresas y los líderes mundiales lo sigan con el fin de evitar la catastrófica inseguridad alimentaria y el aumento de la pobreza de millones de agricultores y trabajadores.

Juntos, representamos a más de dos millones de productores, agricultores y trabajadores agrícolas de todo el mundo cuyas vidas, medios de subsistencia y existencia misma se ven amenazados por los impactos del cambio climático. Y son sólo la punta del iceberg. Muchos millones más viven en los países más vulnerables al cambio climático y se enfrentan a una crisis que no han provocado ellos mismos.

Este año, acudimos a la COP armados con una propuesta de justicia climática y comercial que permitiría a los líderes mundiales de la COP28 tomar la iniciativa. Como dice el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres: "No más vacilaciones, no más excusas, no más esperar a que otros actúen primero. Sencillamente, ya no hay tiempo para eso".

Para empezar, el movimiento del Comercio Justo exige que los gobiernos cumplan sus promesas de apoyar a las comunidades agrícolas vulnerables con las herramientas técnicas, los conocimientos y la financiación que necesitan para adaptarse al cambio climático. Gran parte de esto no es nuevo: en anteriores COP se han hecho múltiples promesas de financiación y otras ayudas, pero muy pocas se han materializado. Lo único que pedimos es justicia climática: que los países más ricos -que, al fin y al cabo, han provocado gran parte de la crisis climática- cumplan las promesas que ya han hecho.

La acción climática y la erradicación de la pobreza van de la mano

En segundo lugar, los responsables de la toma de decisiones en los EAU deben entender que la justicia climática y la justicia comercial están inextricablemente unidas: no puede haber una sin la otra. Con demasiada frecuencia, las cadenas de suministro injustas mantienen a los agricultores y a las comunidades en una pobreza extrema, y la pobreza y la degradación medioambiental están interrelacionadas. Si los países más ricos se toman en serio sus ambiciones climáticas, tienen que reconocer que las cadenas de suministro mundiales deben alejarse del beneficio a cualquier coste y orientarse hacia la sostenibilidad económica y medioambiental.

No tienen por qué creerme. Basta con escuchar a Bayardo Betanco, agricultor de café de Comercio Justo y miembro de la cooperativa Prodecoop de Nicaragua. "Hay una cadena en la tierra que empieza donde están los productores. Ellos son los que sufren las consecuencias del cambio climático, los que menos ayuda reciben, y llevan toda la carga. No es justo".

"No es justo" es un estribillo que se repetirá muchas veces en la COP28. ¿Por qué los  agricultores a pequeña escala, sus familias y comunidades -sin los cuales gran parte del mundo pasaría hambre- deben ser los que más sufran por una crisis climática que ellos no han provocado?

Aunque a los gobiernos no les convenzan los argumentos a favor de la equidad y la justicia comercial, harían bien en prestar atención a los riesgos que corre la seguridad alimentaria mundial si no toman medidas urgentes. A medida que aumenta el número de tierras inutilizables debido a fenómenos climáticos extremos, cambios en los patrones meteorológicos y recursos hídricos cada vez más escasos, tanto la calidad como la cantidad de las cosechas se ven amenazadas. Fairtrade predice que, si no aceleramos las acciones climáticas, a mediados de siglo hasta la mitad de toda la tierra utilizada actualmente para el cultivo de café podría dejar de ser utilizable; podría haber drásticas disminuciones en los rendimientos de banano; y Ghana y Costa de Marfil, que producen más de la mitad del cacao mundial, se volverán demasiado calientes para el cultivo de este producto. Aunque sería difícil, podríamos sobrevivir sin café, bananas, ni chocolate, pero otros cultivos básicos como el maíz y el arroz también están amenazados.

Los agricultores saben lo que es mejor

La justicia climática también implica una toma de decisiones inclusiva. Una de las muchas ironías de las COP de la ONU sobre el clima es que las decisiones que afectan directamente a muchos millones de las personas más pobres y vulnerables del mundo a menudo se toman sin su participación. Sin una participación significativa de los agricultores -especialmente de las mujeres- es poco probable que la transición hacia una producción de alimentos más sostenible tenga éxito. Estoy deseando estar junto a los productores de Fairtrade en la COP28, entre ellos la próxima generación de agricultores que ya están practicando la adaptación sostenible al clima y la agroecología.

Pero eliminar gradualmente las prácticas agrícolas basadas en los combustibles fósiles, los pesticidas y la deforestación y avanzar hacia sistemas alimentarios sostenibles cuesta dinero, dinero que la mayoría de los productores certificados Fairtrade simplemente no tienen, debido a las injustas y desequilibradas cadenas de suministro en las que operan. Los instrumentos de financiación climática son primordiales para permitir la escala y aumentar la resiliencia de los agricultores, por ejemplo invirtiendo en nuevos equipos y prácticas como el compostaje, el cultivo de variedades resistentes a plagas y enfermedades o la agricultura ecológica. Todo ello implica costes que no se reflejan en la dinámica del mercado. La inmensa mayoría de los pequeños agricultores no reciben por sus cosechas una remuneración suficiente para poder cubrir los costes de una producción sostenible o hacer la transición hacia ella, y el escenario es aún peor cuando los fenómenos meteorológicos más graves y frecuentes provocan la acumulación de pérdidas y daños en los ecosistemas.

El impulso hacia los requisitos de debida diligencia en materia de derechos humanos y medio ambiente en la UE y otras jurisdicciones -que Fairtrade apoya- también tiene un precio. Los pequeños agricultores se enfrentan a mayores requisitos de sostenibilidad para mantener el acceso a los mercados mundiales, mientras que a menudo no se les ofrece apoyo financiero o incentivos adecuados para cumplir con estos requisitos.

Se necesitan soluciones ya

Las organizaciones de la sociedad civil -incluido Fairtrade- desempeñan un papel importante en las grandes reuniones de líderes mundiales, como las COP sobre el clima. No sólo los ministros y sus asesores recurren con frecuencia a nuestra experiencia, sino que también actuamos como un incómodo recordatorio para los responsables de la toma de decisiones de que sus acciones tienen consecuencias en la vida real de las comunidades vulnerables de todo el mundo. Pero, al igual que muchos de mis compañeros activistas por la justicia climática y comercial, cada vez me siento más frustrado por la falta de acción, urgencia y responsabilidad de los líderes políticos mundiales.

Por supuesto, la COP de este año se celebra en un contexto geopolítico cada vez más inestable, en el que los terribles acontecimientos de Oriente Medio, Europa del Este, el África subsahariana y otros lugares amenazan con eclipsar los intentos de frenar la crisis climática. Me preocupa profundamente que las constantes guerras por el control de los territorios y sus recursos puedan secuestrar los debates y frenar cualquier avance logrado en la COP27 de Sharm el-Sheikh el año pasado.

En última instancia, me gustaría creer que queremos alcanzar el mismo resultado final. La agricultura, el crecimiento económico sostenible y la lucha contra la doble crisis climática y de biodiversidad no deberían excluirse mutuamente, sino apoyarse mutuamente. Así que, mientras termino de hacer las maletas y me dirijo a los EAU, insto a los líderes mundiales presentes en la COP28 a que aceleren las acciones por el clima, cumplan sus compromisos, sean audaces y trabajen juntos para transformar nuestro actual sistema económico y comercial en uno que sea justo y próspero para todos.

¿Estoy cansado de hablar de justicia climática? Sí. ¿Me impedirá esto hacerlo? No, ¡no hasta que hayamos hecho realidad la justicia climática!

Publicado originalmente el 23 Noviembre 23 en el sitio web de Fairtrade Internacional

Compartir

Recomendados

Contacto
Síguenos
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram