Fairtrade. Los derechos de los trabajadores.

20/04/2022

Los trabajadores de las explotaciones agrarias se encuentran entre las personas más vulnerables del comercio mundial. 

Sin acceso a la tierra o incapaces de ganarse la vida con ella, los trabajadores agrícolas suelen tener pocas opciones de ganarse la vida de forma sostenible. Estos trabajadores suelen carecer de contratos formales, libertad de asociación, garantías básicas de salud y seguridad y salarios adecuados, entre otros problemas. Incluso los empleadores con buenas intenciones pueden encontrarse con que no ganan lo suficiente para pagar un salario digno o invertir en mejores equipos o condiciones de trabajo más seguras.

Garantizar los derechos de los trabajadores no sólo es justo, también es un buen negocio. Cuando los trabajadores reciben un salario y un trato justo, permanecen en el trabajo y construyen su organización. Tienen la oportunidad de desarrollarse personalmente y convertirse en directivos y líderes. Mantienen a sus familias e invierten en sus comunidades.

Cómo refuerza Fairtrade los derechos de los trabajadores

Los Estándares de Fairtrade  se basan en los convenios y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

  1. Los Estándares de Fairtrade para el Trabajo Contratado. Establecen los requisitos para cualquier explotación agrícola que emplee a trabajadores regulares, incluye normas sobre salud y seguridad, al tiempo que establece las condiciones de empleo en temas como los salarios, el tiempo de vacaciones, la seguridad social y los contratos. En 2019 actualizamos los Estándares para incluir protecciones adicionales centradas en los trabajadores estacionales y migrantes, ya que son a menudo transitorios y se enfrentan a situaciones de empleo especialmente precarias.
  2. Formación para que los empleados conozcan sus derechos y puedan defenderse. Aunque los estándares de Fairtrade exigen que los empleadores reconozcan el derecho de sus empleados a participar en un sindicato, Fairtrade también organiza actividades de formación para enseñar a los trabajadores sus derechos y cómo relacionarse con la dirección. 
  3. Colaboración con otras organizaciones para realizar cambios amplios que mejoren la vida de todos los trabajadores, no sólo de los empleados en las fincas y plantaciones certificadas por Fairtrade. 
  4. Comité Asesor sobre los Derechos de los Trabajadores

Este comité no es sólo un órgano consultivo, sino también una plataforma de diálogo entre las organizaciones miembros de Fairtrade, incluidas las redes de productores y el movimiento laboral internacional. 

Reconocemos que no siempre es suficiente con exigir a los empresarios que hagan lo correcto: también tienen que poder permitírselo. El Precio Mínimo de Fairtrade y los contratos a largo plazo ayudan a los empresarios a tener la estabilidad y los recursos necesarios para garantizar los derechos exigidos por nuestros Estándares. 

→ Ingresos y salarios dignos

De los 736 millones de personas que viven en la pobreza extrema en todo el mundo, cerca del 80% viven en zonas rurales y dependen de la agricultura para sobrevivir.

Es inaceptable -e insostenible- que las personas que cultivan y cosechan gran parte de los alimentos del mundo no reciban una remuneración suficiente para ganarse la vida dignamente.

Un nivel de vida decente -que cubra las necesidades básicas y sustente una existencia digna- es un derecho humano. 

Cómo promueve Fairtrade los medios de vida dignos.

Los caminos hacia una vida digna serán diferentes para los agricultores propietarios y los agricultores contratados.

Por eso en Fairtrade hemos desarrollado dos estrategias: una de ingresos dignos para los pequeños agricultores y otra de salarios dignos para los trabajadores contratados.

Y todavía queda mucho trabajo por hacer. 

  1. El Precio Mínimo y la Prima Fairtrade proporcionan una importante protección a los agricultores y trabajadores a la hora de vender sus productos.
  2. El Estándar Fairtrade exige a los empleadores que aumenten los salarios de forma progresiva hasta alcanzar un salario digno. También hemos introducido el requisito del Salario Mínimo, que ofrece protección a los trabajadores en países donde los salarios son extremadamente bajos. → Somos cofundadores de la Coalición Mundial por un Salario Digno y apoyamos el desarrollo de puntos de referencia sobre el salario digno en países y regiones específicas. Estos puntos de referencia nos ayudan a ver la diferencia con los salarios actuales y a encontrar soluciones junto con los empresarios, los trabajadores, los compradores y los minoristas.
  3. Fairtrade ha desarrollado el concepto de Precio de Referencia del Ingreso Vital, que indica el precio necesario para que los agricultores a tiempo completo con niveles de productividad adecuados y sostenibles obtengan unos ingresos dignos.
  4. Promovemos la organización de los trabajadores en sindicatos para que puedan negociar colectivamente mejores salarios. 
  5. Para ayudar a los productores a vender más productos en condiciones Fairtrade y recibir los beneficios de los precios mínimos y las primas que ofrece Fairtrade, hemos desarrollado un modelo para que las empresas se abastezcan cada vez más de ingredientes certificados Fairtrade dentro de un producto final envasado.
  6. Estamos fomentando acciones con consumidores, empresas y gobiernos que permitan avanzar hacia el objetivo de que los agricultores y los trabajadores se ganen la vida dignamente. 

Nuestro trabajo en pro de unos ingresos dignos para los agricultores y trabajadores a pequeña escala contribuye a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 1 (no a la pobreza) y del ODS 2 (hambre cero), del ODS 8 (trabajo decente) y del ODS 12 (consumo y producción sostenibles).

¿Cómo calculamos en Fairtrade el Precio de Referencia del Ingreso Vital?

Los Precios de Referencia del Ingreso Vital Fairtrade se calculan en base a tres parámetros clave:

1.- Costes para mantener una vida digna.

Establecidos por expertos independientes para un hogar medio en un país o región específicos, e incluyen: gastos de alimentación, vivienda digna, educación, atención sanitaria, ropa y otros elementos esenciales, así como una pequeña provisión para imprevistos.

2.-Costes de producción sostenible

Se basan en la adopción de las prácticas agrícolas sostenibles necesarias para alcanzar el nivel de productividad objetivo, como la sustitución de los árboles viejos según un calendario regular y la utilización de insumos adecuados. Si es necesario contratar trabajadores adicionales, también se incluyen los costes para pagarles un salario digno.

3.- Parámetros de productividad

Se basan en las hipótesis acordadas sobre los rendimientos alcanzables y en el tamaño de la explotación en el que se puede emplear toda la mano de obra adulta del hogar.

Con estas variables, calculamos los precios de referencia de la renta vital para indicar el dinero que tendría que ganar un agricultor a tiempo completo que alcance el rendimiento objetivo para tener una renta vital.

Más información sobre el modelo aquí.

Estrategia Fairtrade sobre el Ingreso Vital

Elegir Fairtrade significa apoyar el derecho de los trabajadores a unos ingresos dignos. 

Esto es en lo que estamos avanzando:

  1. Estableciendo puntos de referencia sobre el salario digno: Trabajamos con otros sistemas de certificación a través de la Coalición Mundial por un Salario Digno para establecer puntos de referencia sobre el salario digno específicos de cada país y región, validados de forma independiente. A partir de ahí, determinamos la diferencia entre los salarios reales y el punto de referencia y trabajamos para reducir la brecha. 
  2. Definiendo normas estrictas: Además de los requisitos salariales, los Estándares Fairtrade para el Trabajo Contratado incluyen Estándares adicionales específicos para cada producto certificado. 
  3. Dando un uso estratégico a la Prima Fairtrade: Los trabajadores de las explotaciones  certificadas por Fairtrade pueden elegir recibir hasta un 20% de su Prima -que controlan democráticamente- como dinero en efectivo para ayudar a cubrir sus necesidades diarias. Cuando la mayoría de los trabajadores son inmigrantes, esta cantidad aumenta hasta el 50%. 
  4. Promoviendo la negociación colectiva: En Fairtrade creemos en un salario digno negociado en última instancia entre los trabajadores y los empleadores sobre la base de un comercio justo y sostenible.
  5. Reduciendo las diferencias salariales entre hombres y mujeres: Las mujeres que trabajan en la agricultura están sobrerrepresentadas en trabajos mal pagados. En Fairtrade creemos que la mejora salarial también significa reducir la brecha salarial de género para las mujeres, dándoles acceso a la educación, a un lugar de trabajo seguro y a la promoción en trabajos mejor pagados.
  6. Sensibilizando: Trabajamos con otras organizaciones para poner de relieve la necesidad de tomar más medidas, especialmente por parte de los gobiernos, para que regulen en sus propias leyes unos salarios más justos para los trabajadores.

Caso Cacao Costa de Marfil

Una comparación de los ingresos familiares de los productores de cacao certificado Fairtrade en Costa de Marfil durante los últimos cuatro años ha mostrado un aumento de los ingresos y una menor incidencia de pobreza extrema.

La encuesta, publicada recientemente por Fairtrade y disponible aquí, encontró que el ingreso familiar anual promedio de los productores de cacao certificado Fairtrade de Costa de Marfil aumentó de $ 2,670 USD en 2016/17 a $ 4,937 USD en 2020/21, lo que significa un incremento del 85%. Como consecuencia, un número significativo de productores de cacao de Costa de Marfil ha salido de la pobreza extrema, con el 61% de los hogares de los productores en el estudio actual viviendo por encima de la línea de pobreza extrema, en comparación con el 42% basado en datos recopilados en 2016. 

Pero todavía tenemos mucho que hacer, porque todavía siguen viviendo en la pobreza extrema el 39% de ellos.

Elige chocolate certificado con sello Fairtrade y estarás ayudando a salir de esta situación a miles de productores que hacen crecer el cacao que tanto te gusta.  

→ Trabajos Forzosos

La esclavitud fue supuestamente abolida hace años. Sin embargo, hoy en día millones de personas en todo el mundo son explotadas para realizar trabajos en contra de su voluntad. Fairtrade trabaja para hacer frente a esta práctica inaceptable.

Se calcula que 40,3 millones de personas están sometidas a la esclavitud moderna, de los cuales 24,9 millones realizan trabajos forzados y 15,4 millones están sometidos a matrimonios forzados. Las mujeres y las niñas están más expuestas que los hombres o los niños. Los migrantes y los grupos vulnerables también suelen ser el objetivo. La gran mayoría son explotados por particulares o empresas, muchos de ellos en trabajos de agricultura o construcción. 

La pobreza es una de las principales causas del trabajo forzoso, así como la falta de mano de obra en los sectores agrícolas, las oportunidades de empleo decente y la discriminación. A menudo está bien oculto, y en algunos países está arraigado tras años de explotación.

Cómo aborda Fairtrade el trabajo forzoso

Fairtrade considera que el trabajo forzoso y cualquier forma de explotación y abuso son totalmente inaceptables. Hemos elegido participar en áreas con un riesgo conocido de trabajo forzoso porque creemos que es allí donde Fairtrade es más necesario.

Fairtrade se compromete a luchar contra las causas profundas de los abusos laborales y a prevenir la explotación de las personas vulnerables. Los Estándares Fairtrade tienen requisitos mínimos de entrada basados en las convenciones de la OIT sobre trabajo forzoso, así como en el protocolo de la ONU para prevenir el tráfico de personas. Además, si el trabajo forzoso es endémico en un sector o región, se promueve a las organizaciones de productores a desarrollar una política escrita y un sistema de control para prevenirlo. 

Contamos con una Política y Procedimientos de Protección para Niños y Adultos Vulnerables que exige respuesta y acción para garantizar su protección. Si se detecta o se sospecha la existencia de trabajo forzoso en las cadenas de suministro de Fairtrade, actuamos inmediatamente para abordarlo y hacemos un seguimiento con las autoridades competentes.

Los Estándares por sí solos no son suficientes para abordar la práctica, a menudo ilícita y oculta, del trabajo forzoso y es por lo que Fairtrade también está actuando en las siguientes áreas:

  • Aumentar nuestro conocimiento de los patrones de tráfico en áreas de riesgo conocido y apoyar a los productores para que pongan en marcha medidas preventivas.
  • Formar a los productores, trabajadores y directivos en materia de derechos humanos.
  • Apoyar a las comunidades de productores Fairtrade para que establezcan un sistema de seguimiento y corrección del trabajo infantil y forzoso que incluya a los jóvenes.
  • Trabajar con gobiernos, ONG y organizaciones de derechos humanos para obtener información sobre nuestro enfoque y aumentar nuestro impacto en la promoción y protección de los derechos humanos.
  • Poner en contacto a las empresas con los productores para que inviertan directamente en la lucha contra el trabajo forzoso en las comunidades a las que compran productos de Comercio Justo con certificación Fairtrade. 

La esclavitud moderna sigue siendo una importante violación de los derechos humanos, incluso hoy en día. La pobreza y la discriminación son las principales causas de esta explotación.

Al elegir productos certificados con el sello de Comercio Justo Fairtrade, estás apoyando a los agricultores para que obtengan mejores ingresos, y para que pongan fin a los abusos de los derechos humanos.

Recomendados

Contacto
Síguenos
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram