Este San Valentín regala flores de Comercio Justo

14/02/2022

El Día de San Valentín es un día para el amor, el romanticismo y regalar flores.
Pero también podemos hacer que sea un día para la igualdad de género. Eso es porque cuando se trata de flores Fairtrade, más de la mitad de los 73 000 trabajadores en fincas certificadas Fairtrade en todo el mundo son mujeres.

Leer más... Este San Valentín regala flores de Comercio Justo

Las plantaciones de flores de comercio justo ofrecen un salvavidas a las mujeres que viven en ámbitos rurales, proporcionando ingresos esenciales, permitiendo que sus familias prosperen y aumentando su independencia. Según un informe reciente, las trabajadoras de flores también tienen más control sobre el dinero. Un tercio gestiona conjuntamente las finanzas del hogar y el 38% es el único responsable de ellas. Sobre todo, los programas específicos de Comercio Justo permiten que las trabajadoras de las flores participen en la capacitación en liderazgo, ayudándolas a lograr el futuro que sueñan para sí mismas.

Es el papel de Fairtrade como tejido conectivo entre la justicia social y la acción sobre el terreno lo que inspiró a Susan Limisi, Coordinadora de Género de Fairtrade África, a liderar la cartera de género de la organización en 33 países de África y Oriente Medio. Susan, una especialista en género experimentada con experiencia en programación, monitoreo y evaluación de género y asesoramiento psicológico, vio en la misión de Fairtrade la oportunidad de promover la igualdad de género en toda la cadena de valor agrícola al trabajar directamente con organizaciones de productores certificadas Fairtrade.

A continuación puedes leer la entrevista a la Coordinadora de Género de Fairtrade, Susan Limisi.

“Para Fairtrade, la igualdad de género no es un concepto teórico sino un principio y valor vivo”, explica Susan. “Estamos trabajando por un mundo en el que todos los productores puedan disfrutar de medios de vida seguros y sostenibles, desarrollar su potencial y decidir sobre su futuro independientemente de su género”.

Con casi mil millones de tallos de flores de Comercio Justo Fairtrade vendidos en 2020 y más de 40 millones de euros en Primas de Comercio Justo Fairtrade generadas para trabajadores de las flores desde 2015, Susan Limisi está convencida de que el poder de las flores de Comercio Justo Fairtrade es fundamental para lograr la igualdad de género en la cadena de suministro agrícola. La clave, dice, es lograr que más personas vean el poder de Fairtrade.

En el Día de San Valentín, uno de los días más importantes para la venta de rosas Fairtrade, debemos amplificar el mensaje de que comprar flores Fairtrade no solo brinda un producto de calidad al consumidor, sino también un impacto significativo para el trabajador agrícola. Eso debe hacerse alto y claro en cada floristería en cada calle principal”.

Hablamos con Susan Limisi antes del Día de San Valentín para conocer su opinión sobre cómo el pequeño acto de comprar flores Fairtrade puede tener un gran impacto en la construcción de un mundo mejor para las mujeres agricultoras.

Gracias por hablar con nosotros, Susana. En primer lugar, ¿qué significa para ti la igualdad de género y por qué te comprometes a lograrla?

Veo la igualdad de género como un estado donde todas las personas pueden tener el espacio para existir, ser escuchadas, contribuir de manera significativa, participar sin barreras, reales o imaginarias; como prejuicios, normas regresivas, estereotipos y discriminación.
Creo firmemente que la representación inclusiva en todas nuestras operaciones es fundamental para lograr un progreso significativo y un desarrollo sostenible. Mi trabajo anterior en contextos donde la marginación es generalizada y la toma de decisiones inclusiva está ausente me dio el ímpetu para colaborar con aquellos que a menudo se quedan atrás para eliminar las barreras que obstaculizan la igualdad de género.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las mujeres representan en promedio el 43% de la mano de obra agrícola en los países productores. Sin embargo, las mujeres tienen menos acceso a recursos como la tierra, la información, el crédito y la capacitación, y con frecuencia se las pasa por alto para los roles de liderazgo. Es por eso que Fairtrade se dedica a trabajar con organizaciones de productores para lograr la igualdad de género.

¿Cómo trabaja Fairtrade para lograr una sociedad con mayor igualdad de género?

Fairtrade promueve la igualdad de género a través de nuestro trabajo con organizaciones de productores, en consonancia con nuestra estrategia 2021-2025 y en apoyo de nuestras contribuciones a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estamos siendo deliberados y estratégicos en la elaboración de intervenciones destinadas a promover la participación activa de las mujeres en las organizaciones de productores, que históricamente a menudo han estado dominadas por hombres. Trabajamos por un mundo en el que todos los agricultores y trabajadores puedan disfrutar de medios de vida seguros y sostenibles, desarrollar su potencial y decidir sobre su futuro, independientemente de su género.

¿En qué actividades participa Fairtrade para promover la igualdad de género entre las organizaciones de productores?

Fairtrade trabaja con las organizaciones de productores en diversas actividades y programas para avanzar en sus esfuerzos por la igualdad de género. Uno de esos programas es la Escuela de Liderazgo para Mujeres, dirigida por Fairtrade África para desarrollar las habilidades de liderazgo y emprendimiento de las mujeres. ¡El programa se ejecutó por primera vez en Costa de Marfil, donde llegó a más de 34 000 agricultores solo en 2019! Recientemente lo probamos con trabajadores de flores en Etiopía y ahora lo estamos ampliando a granjas de flores en Kenia.
A través de este programa, más mujeres están asumiendo posiciones de liderazgo en toda la cadena de valor de la agricultura. Un ejemplo de ello es Addis Petros, quien trabajó como cosechadora en la granja de flores Sher en Etiopía hasta 2019. Como resultado de las habilidades adquiridas en la escuela de liderazgo, ahora trabaja como contadora en el municipio local de su ciudad natal y dirige una exitosa negocio avícola.

Además de las escuelas de liderazgo, el establecimiento y la capacitación de comités de género inclusivos en las fincas de flores ha brindado un mecanismo para abordar cuestiones clave de género, como la violencia de género, entre los trabajadores. Fairtrade África también ha apoyado a las granjas de flores para desarrollar e implementar políticas de género. Además de ser un requisito de los Estándares de Comercio Justo Fairtrade, dicha política garantiza que se mantenga la igualdad de género, la inclusión y la integración y que se implemente tolerancia cero a la discriminación en las granjas de flores.

Trabajas en una amplia franja de territorio, desde Sudáfrica hasta Oriente Medio. ¿Cuáles son algunos de los desafíos que encuentra en su trabajo?

Trabajar en un ámbito tan amplio conlleva algunos desafíos. Un desafío son las diversas prácticas culturales dentro de los diferentes contextos. Comprender estas culturas es fundamental para el éxito de nuestros programas de igualdad de género, al igual que contar con la aceptación de los garantes de derechos. Esto ayuda a garantizar que mantengan la propiedad del proceso y que no se causen daños.

Otro desafío es la diversa gama de cuestiones de género a las que se enfrentan las diferentes organizaciones de productores. De ahí la necesidad de adaptar programas que respondan a las necesidades de organizaciones de productores específicas.

Ha obtenido algunos éxitos clave en la entrega de esfuerzos de igualdad de género a los productores de flores Fairtrade. ¿Cuáles son algunos ejemplos que sobresalen en tu mente?

Estoy orgulloso de los comités de género inclusivos que hemos ayudado a establecer en las granjas de flores. Los comités brindan una plataforma de aprendizaje para los trabajadores sobre cuestiones de género y una vía para abordar los desafíos de género antes de escalarlos a la gerencia.

También hemos visto muchas organizaciones de productores aumentar la licencia de maternidad disponible para las madres y establecer oportunidades de cuidado de niños dentro de las granjas para madres lactantes. Las mujeres tienen tiempo para amamantar a sus bebés y pueden volver a trabajar sin tener que perder sus empleos.

A medida que nos acercamos al Día de San Valentín, ¿qué le gustaría decir a los consumidores sobre algunos de sus productos Fairtrade favoritos?

Comprar Fairtrade es una forma directa en que los consumidores pueden contribuir al empoderamiento de género de las agricultoras de todo el mundo. Quiero animar a aquellos que celebran el Día de San Valentín a buscar flores certificadas Fairtrade. No solo traen alegría, amor y calidez a sus hogares y seres queridos. También apoyan a los trabajadores de las flores para que pongan comida en la mesa, envíen a un niño a la escuela y mejoren sus medios de vida. En el Día de San Valentín, las flores Fairtrade significan igualdad de género.

Esta entrevista ha sido publicada originalmente en el sitio web de Fairtrade Foundation el 11 de febrero de 2022.

recomendado

Contato
Siga-nos
linkedin Facebook pinterest YouTube rss Twitter Instagram facebook em branco rss-em branco linkedin-blank pinterest YouTube Twitter Instagram