La propuesta de deforestación de la UE debe hacer más por los pequeños agricultores

17/02/2022

La propuesta legislativa de la Comisión Europea es un paso "innovador" en la lucha contra la deforestación. Pero no puede abandonar a los pequeños agricultores en el proceso.

Leer más... La propuesta de deforestación de la UE debe hacer más por los pequeños agricultores

Los bosques de nuestro planeta son algo más que pulmones verdes que respiran vida. Cubren casi un tercio de la superficie terrestre, albergan el 80% de todas las especies terrestres y proporcionan a unos 1.600 millones de personas alimentos, refugio e ingresos. Y, sin embargo, según la Comisión Europea, en el período de treinta años que va de 1990 a 2020 el planeta perdió 420 millones de hectáreas de bosque, una superficie mayor que la de la propia Unión Europea.

Se trata de una tragedia medioambiental. Y es precisamente esta deforestación y degradación forestal incontrolada a gran escala la que sigue representando una gran amenaza para el futuro de nuestro planeta. De hecho, garantizar la longevidad de nuestros bosques es fundamental para hacer frente a la doble crisis climática y de biodiversidad y para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los objetivos del Acuerdo de París.

La innovadora propuesta legislativa de la Comisión Europea para combatir la deforestación es, por tanto, un paso bienvenido y muy necesario en la dirección correcta hacia la creación de un futuro más verde y sostenible para todos.

Publicada a finales de 2021, la propuesta legislativa confirma el papel de la Unión Europea como líder mundial en la agenda verde. De hecho, como gran importador y consumidor de las llamadas materias primas de riesgo forestal, la Unión Europea puede y debe desempeñar un papel determinante en el fomento de una producción sostenible y justa y en el freno a la deforestación y la degradación de los bosques.

Pero es igualmente crítico recordar que los bosques del mundo también proporcionan casi cuatro veces más medios de vida que la población de la Unión Europea. Poner la preservación de los medios de vida dignos en el centro de la normativa para acabar con la deforestación en los productos básicos tropicales es tan importante como la protección de los propios bosques.

La propuesta de regulación de la Comisión Europea abarca el ganado, el cacao, el café, la palma, la soja y la madera asociados a la deforestación o la degradación de los bosques, y cerraría el mercado de la Unión Europea a los infractores. Sin embargo, el reglamento no hace prácticamente ninguna referencia ni disposición a los pequeños productores de cacao y café, a pesar de que su situación es muy diferente a la de la producción a gran escala, como la soja. Además, el reglamento se ha publicado sin ninguna indicación de cuántos hogares de pequeños agricultores perderán su principal fuente de ingresos o quedarán en la más absoluta indigencia simplemente por haber deforestado después de diciembre de 2020, incluso si esa deforestación era permisible según sus leyes nacionales en ese momento.

Esto es totalmente injusto. Nos preocupa. Y es por ello que Fairtrade pide a la Unión Europea que garantice que todas las medidas adoptadas contra la deforestación incluyan la equidad y la justicia social como elementos centrales de la legislación.

La gran mayoría de los pequeños productores de cacao y café trabajan en explotaciones de menos de cinco hectáreas y viven en contextos extremadamente vulnerables, agobiados por la inseguridad económica y los crecientes impactos del cambio climático.

Perder el acceso al mercado de la Unión Europea sería una pérdida devastadora para estos agricultores afectados, que seguirían necesitando ganarse la vida y podrían verse abocados a la deforestación y al trabajo no regulado. Estas consecuencias imprevistas acabarían socavando la sostenibilidad, la preservación de los bosques y la propia intención del reglamento. En pocas palabras: la deforestación no se abordará prohibiendo las importaciones de cacao y café de familias de pequeños agricultores que viven en la pobreza.

Por ello, Fairtrade insta a la Unión Europea a que se asegure de incluir a los pequeños productores de cacao y café. Y añade a su propuesta:

1. Aclara el número de pequeños propietarios de cacao y café que se verán afectados, así como la forma en que la normativa les afectará antes de que la aprobación de la propuesta tenga repercusiones perjudiciales en sus medios de vida. Preocupan especialmente aquellos pequeños propietarios cuyas acciones anteriores a la propuesta de regulación pueden haber sido legalmente permisibles según sus leyes nacionales.
2. Se compromete de forma responsable con los pequeños productores de cacao y café y sus cooperativas, lo que incluye animar a las empresas a establecer contratos de abastecimiento a largo plazo, y a invertir en mejoras en lugar de "cortar y huir" de las regiones de alto riesgo.
3. Exige a las empresas que comercializan sus productos en el mercado de la Unión Europea que respeten los derechos a la tierra y a la tenencia de las comunidades locales y de los pueblos indígenas y tradicionales, así como el derecho al Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI).
4. Aprovecha las asociaciones, programas y herramientas financieras de la Unión Europea para ayudar a los pequeños agricultores a cumplir con los nuevos requisitos de sostenibilidad de la UE.
5. Combina los requisitos de trazabilidad con un apoyo adecuado y salvaguardias sobre la propiedad de los datos para los pequeños agricultores de cacao y café y sus organizaciones de productores.
6. Aborda las causas profundas de la deforestación como condición previa para reducir la huella de deforestación de la Unión Europea.

Sólo a través de estos esfuerzos claros e inclusivos puede la legislación propuesta por la Unión Europea alcanzar su objetivo declarado de reducir efectivamente la deforestación y la degradación de los bosques en las cadenas de suministro y garantizar una transición justa y equitativa hacia prácticas sostenibles y libres de deforestación para todos sin dejar a nadie atrás en el proceso.

Proteger los bosques de nuestro planeta es fundamental para preservar su futuro. Al mismo tiempo, debemos encontrar el equilibrio necesario entre la salvaguarda del patrimonio medioambiental de nuestro planeta y la construcción de un futuro próspero para aquellos cuyos medios de vida están más amenazados. Al tener en cuenta las necesidades de los pequeños productores de cacao y café, la propuesta legislativa de la Unión Europea puede hacer precisamente eso.

Porque no puede haber justicia climática sin justicia social.

Jon Walker, Asesor principal para el cacao en Fairtrade International

Recomendados

Contacto
Síguenos
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram