Los agricultores tienen la clave de la crisis climática -si los líderes mundiales en la COP27 escucharan…

21/11/2022

Por Sandra Uwera, CEO Global, Fairtrade International

En muchos sentidos, la ciudad balnearia de Sharm El Sheikh es un atractivo telón de fondo para una conferencia mundial sobre el cambio climático. Enclavada en el extremo sureste de la península del Sinaí, está rodeada de preciosos arrecifes de coral por un lado y de un árido desierto por el otro, un perfecto recordatorio del delicado equilibrio que mantiene vivos los ecosistemas de nuestro planeta y un elocuente retrato de todo lo que podemos perder con el cambio climático.   

Pero el escenario de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022, también conocida como COP27, fue lo único que destacó en lo que, por lo demás, fue un asunto anodino, contorneado por el habitual desfile de delegados, una mayor presencia de los grupos de presión de la industria y la creciente certeza de que no se alcanzarán los objetivos climáticos establecidos en el Acuerdo de París. En todo caso, la COP27 produjo un resultado concreto: nuestro planeta será un lugar mucho más caliente en la próxima década.     

Como CEO global de Fairtrade, una organización internacional comprometida con la equidad y la garantía de medios de vida dignos para los pequeños agricultores y trabajadores agrícolas del mundo, esto me exaspera. Como ciudadana global, me angustia. Porque una vez más las comunidades más vulnerables de nuestro planeta quedarán a merced de las fuerzas impredecibles del cambio climático. Temperaturas extremas. Sequías devastadoras. Huracanes catastróficos. Aguaceros abrumadores. Este es el futuro al que se enfrentan los agricultores y trabajadores agrícolas del mundo. Y es un futuro que pone en peligro la existencia misma del suministro de alimentos de nuestro planeta.  

Pero no tiene por qué ser así. Este fue el mensaje que la delegación de Fairtrade llevó a la COP27 en nombre de casi 2 millones de agricultores y trabajadores agrícolas de todo el mundo. Y fue un mensaje que transmitimos con toda claridad a los funcionarios gubernamentales y a las partes interesadas del sector privado: los líderes mundiales deben reconocer el papel fundamental que desempeñan los pequeños agricultores en la lucha contra el cambio climático. 

Así es. Los agricultores y trabajadores agrícolas no solo están en la primera línea de la crisis climática, sino que también tienen la experiencia sobre el terreno para enfrentarse a ella. Pero su papel en la lucha contra el cambio climático tiene un coste financiero, que debe incorporarse a los precios de mercado de forma justa y equitativa. Está claro que el mundo ha perdido su oportunidad de mitigar los efectos del cambio climático y todos los esfuerzos deben centrarse ahora en la adaptación. Pero la adaptación climática requiere financiación y nadie sabe mejor qué medidas de adaptación deben 

adoptarse que los propios agricultores. En la COP27, pedimos en repetidas ocasiones a los líderes mundiales que se aseguraran de que los mecanismos de financiación del clima reconocieran las necesidades de los agricultores de forma inclusiva para que los agricultores, los trabajadores y sus comunidades no tuvieran que cargar con la factura del clima. Este es un mensaje que seguiremos reiterando, hoy, mañana y en la COP28.    

Sin embargo, el llamamiento de Fairtrade en la COP27 por la equidad no termina ahí. La equidad financiera para los productores debe extenderse también al mercado de carbono para que los beneficios lleguen a los agricultores, a los trabajadores y a sus comunidades. De este modo, los mercados de carbono pueden canalizarse eficazmente para ampliar las innovaciones comunitarias que ayudan a las comunidades agrícolas a capear los impactos devastadores del cambio climático.  Además, un mercado de carbono justo que esté diseñado para apoyar a los agricultores y a las comunidades rurales es esencial para que el mercado de compensaciones de carbono, en rápida expansión, no se convierta en un saqueo global de tierras.  

Por último, Fairtrade lanzó un mensaje crítico a los actores del mercado: reduzcan sus emisiones a lo largo de la cadena de suministro. La acción climática no puede considerarse holística si se ignoran los llamamientos para abordar las emisiones. 

El llamamiento de Fairtrade en la COP27 ha sido alto y claro, haciendo hincapié en el papel fundamental que tienen los agricultores del mundo para resolver la crisis existencial del cambio climático. Como declaró en la COP27 el productor de coco certificado Fairtrade Pablito Aquino, superviviente de tres grandes tifones en Filipinas: "¡Los productores estamos decididos a combatir esta crisis climática!" Pero este llamamiento está destinado a quedar desatendido a menos que los gobiernos se comprometan urgentemente a realizar reducciones reales de las emisiones, garanticen que la acción climática es totalmente inclusiva y proporcionen la financiación climática necesaria a quienes más la necesitan.  

Mientras escribo, los negociadores han prolongado las conversaciones para intentar rescatar algo positivo de esta decepcionante conferencia. Fairtrade continuará exigiendo a ellos y a sus gobiernos que rindan cuentas para que cualquier progreso realizado en los resultados de la COP aporte beneficios concretos a los pequeños agricultores.

Los pequeños agricultores y trabajadores agrícolas del mundo están preparados, dispuestos y son capaces de ayudar a afrontar el cambio climático donde más importa, protegiendo a sus comunidades, preservando sus medios de vida y salvaguardando el suministro de alimentos de nuestro planeta. Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿están nuestros líderes dispuestos a dejarlos? Esa es una respuesta que la COP27 todavía no ha dado. Y es una respuesta que todavía estamos esperando. El tiempo corre. 

Compartir

Recomendados

Contacto
Síguenos
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram