Los derechos de los niños y niñas siguen siendo fundamentales para la lucha contra el trabajo infantil

13/06/2022

Un cartel en una comunidad de caña de azúcar en Belice dice "Los niños tienen derecho a relajarse y jugar en un entorno seguro".

Imagen © José Luis Casuso / CLAC

Por Anita Sheth, Asesora senior de Fairtrade International para Cumplimiento y Desarrollo Social (sectores informales)

El número de niños y niñas en situación de trabajo infantil en todo el mundo ha aumentado a 160 millones , un aumento de 8,4 millones de niños en los últimos cuatro años. Otros 9 millones de niños y niñas en todo el mundo corren el riesgo de ser empujados al trabajo infantil para fines de 2022 debido a la pandemia. La pérdida de empleos e ingresos, el cierre de escuelas y la falta de una protección social adecuada y de priorizar los derechos del niño ha significado que los niños y niñas que ya trabajan, especialmente en la agricultura rural, lo hagan en condiciones cada vez peores.

Fairtrade ha considerado durante mucho tiempo que los derechos del niño son fundamentales para abordar el trabajo infantil. Es por eso que los estándares de Comercio Justo Fairtrade para Organizaciones de Pequeños Productores hace referencia a la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y vincula estrechamente el trabajo infantil y la protección infantil. Entendemos el daño que pueden enfrentar los niños en las comunidades agrícolas, especialmente si se los identifica como parte del trabajo infantil y no se los retira de manera segura y se les impide participar en formas de trabajo aún peores.

Sin embargo, remediar el trabajo infantil no siempre es sencillo. Establece un deber de cuidado, como se indica en la Convención de la ONU, sobre el derecho del niño a ser protegido contra daños, siguiendo cuatro principios clave: no discriminación, el interés superior del niño, los derechos del niño a la supervivencia y el desarrollo, y respetando las opiniones del niño de acuerdo con su edad y madurez.

Es necesario un enfoque basado en los derechos que equilibre la protección infantil inmediata con el interés superior a largo plazo y el bienestar de los niños y niñas en riesgo para avanzar hacia la eliminación del trabajo infantil para 2025, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Pero, ¿Qué significa esto en términos concretos?

Los sistemas tienen que trabajar juntos para apoyar los derechos de los niños

Para Fairtrade, cuando se identifica el trabajo infantil, ya sea a través de auditorías, sistemas de respuesta y monitoreo dirigidos por productores o a través de una investigación encargada, se activa nuestra Política de Protección para Niños y Adultos Vulnerables. Luego actuamos para garantizar que el caso del niño se maneje de tal manera que no se cause más daño al niño afectado. Nuestra prioridad número uno es la seguridad y el bienestar del niño/niña.

Cuando se trata de las peores formas de trabajo infantil, el personal capacitado de Fairtrade en nuestras Redes de Productores informa la violación de los derechos del niño a las agencias nacionales de protección del gobierno, cuando están disponibles, y a los expertos locales en derechos del niño cuando no están disponibles. Fairtrade toma estas medidas para cumplir con las leyes nacionales aplicables y para priorizar la seguridad prolongada del niño/niña, como se indica en los Estándares Fairtrade. En otras palabras, los niños no son simplemente retirados de las cooperativas certificadas Fairtrade, sino que se tiene cuidado de que no participen en trabajo infantil en otros lugares o se encuentren en situaciones más dañinas.

Sin embargo, la actuación de Fairtrade por sí sola no hará desaparecer la crisis del trabajo infantil.

Los gobiernos deben dar prioridad a los niños y niñas en la formulación de políticas, especialmente a medida que los países trabajan para reparar las fisuras sociales causadas o profundizadas por la pandemia. También necesitan fortalecer los sistemas de protección infantil e implementar proyectos para detener la violencia contra los niños y niñas, lo que incluye el trabajo infantil.

Las empresas también tienen la responsabilidad fundamental de proteger a los niños y niñas de daños, como el trabajo infantil. Cuando las empresas dependen únicamente de los hogares agrícolas para remediar el trabajo infantil, significa que el costo de la corrección recae de manera desproporcionada sobre quienes viven en la pobreza y extiende aún más la pobreza intergeneracional. Fairtrade está trabajando para corregir este desequilibrio al hacer un llamado a las empresas para que contribuyan a los costos de mano de obra y tiempo de los sistemas de monitoreo y remediación del trabajo infantil.

El enfoque inclusivo de Fairtrade para la eliminación del trabajo infantil

Además de los estándares y la capacitación para los agricultores sobre los derechos del niño, Fairtrade ofrece intervenciones más profundas para mitigar y abordar el trabajo infantil.

Hemos diseñado un sistema exclusivo de monitoreo y remediación basado en la comunidad que incluye a los jóvenes para el trabajo infantil, reconociendo que comunidades enteras, incluida la gerencia en las organizaciones de productores, las mujeres, los jóvenes y los niños y niñas tienen voz para identificar los casos de trabajo infantil, definir los riesgos y proponer soluciones Este sistema basado en áreas y en el que participan jóvenes involucra a todas las partes interesadas para avanzar progresivamente en el sistema hacia un plan de acción, dirigido por el gobierno nacional, para la eliminación del trabajo infantil, evitando duplicaciones y permitiendo la coordinación entre los actores. Tal compromiso requiere mucho tiempo y es costoso. Sin embargo, un estudio publicado por Fairtrade el año pasado mostró que este enfoque es más efectivo en la remediación del trabajo infantil en comparación con los sistemas de control interno más típicos centrados en la granja.

Fairtrade también contribuye a abordar la pobreza, una de las causas fundamentales del trabajo infantil, al ofrecer la red de seguridad de los precios mínimos y la Prima Fairtrade adicional, una cantidad adicional al precio de venta del cultivo, que las organizaciones de productores certificadas eligen invertir en proyectos de su elección En 2020, las organizaciones de pequeños productores gastaron alrededor del 8% de sus fondos de la Prima en proyectos comunitarios, incluida la educación y las escuelas.

Además, Fairtrade también ha comenzado a trabajar para permitir ingresos dignos (para los agricultores y agricultoras) y salarios dignos (para los trabajadores y trabajadoras de las plantaciones) mediante el establecimiento de estructuras de precios voluntarias y el desarrollo de programas piloto con socios comerciales para invertir en aspectos como la diversificación de ingresos y la mejora del rendimiento de los cultivos para apoyar a los hogares agrícolas para salir de la pobreza.

Fairtrade también ha establecido Escuelas de Liderazgo para Mujeres, en cada una de las tres regiones donde operamos, para trabajar en la corrección de los desequilibrios de género en los hogares agrícolas, reconociendo que esto es esencial para el desarrollo económico inclusivo. Cuando las mujeres están más empoderadas en sus hogares, lo que incluye contribuir a obtener ingresos, tienden a priorizar la educación y otros aspectos del bienestar de sus hijos .

Fairtrade también está probando otras estrategias que incluyen a los jóvenes, ya que el 70% de la población joven del mundo (definida como las edades entre 16 y 28 años) vive en áreas agrícolas. Si bien se dice que los jóvenes a menudo no ven un futuro en la agricultura, muchos participan activamente e invierten en actividades agrícolas, como la producción, el desarrollo de capacidades, el suministro de bienes y servicios, la logística y el valor agregado (como el tostado de café, o desarrollar un vivero de plántulas), o trabajar como agricultores o trabajadores agrícolas. Se contratan mediante trabajo asalariado formal e informal, trabajo familiar no remunerado o por cuenta propia. Sin embargo, falta un entorno propicio para facilitar la participación de los jóvenes y medios de vida decentes en la agricultura. Fairtrade está involucrando a varias organizaciones de productores para establecer grupos de trabajo de jóvenes y explorar opciones de empleo juvenil decente, desarrollo de habilidades y oportunidades comerciales. Los hallazgos de este compromiso informarán a las organizaciones de productores sobre las iniciativas necesarias para involucrar a la próxima generación de Fairtrade.

Se necesita acción, especialmente por parte de aquellos con más recursos.

Los temas de trabajo infantil son complicados, pero está claro que las acciones tomadas hasta ahora no son suficientes.

En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil de este año, con el tema de la Protección Social Universal, hacemos un llamamiento a los gobiernos, las empresas y otras partes interesadas para que den prioridad a los derechos de los niño y niñas, y tomen en serio abordar las causas profundas del trabajo infantil.

Un camino activo hacia ingresos dignos y salarios dignos debe ser una prioridad. La legislación en la UE y en otros lugares puede ayudar a acelerar la adopción de requisitos de ingresos dignos como parte de la debida diligencia ambiental y de derechos humanos para los productos que se venden en los estantes de los supermercados en sus respectivas regiones o países.

Las organizaciones de productores y sus comunidades deben recibir apoyo con los recursos financieros para adoptar un enfoque holístico para hacer cumplir los derechos del niño y garantizar la protección del niño y la niña, y para responder a los casos de trabajo infantil de manera responsable dentro de este marco. Los gobiernos locales tienen la responsabilidad de garantizar escuelas de calidad, normas de seguridad y salud ocupacional y servicios sociales para las familias cuando sea necesario.

Ante el cambio climático y el rápido aumento de los costos que están reduciendo cualquier progreso que los agricultores hayan logrado en los últimos años , no podemos dejar pasar otro año en el que hablamos sobre el problema o incluso contamos las cifras del trabajo infantil, sin al mismo tiempo tiempo exigiendo el compromiso financiero y las acciones que son cruciales para remediar el trabajo infantil y ampliar los derechos del niño.

De hecho, no hacer nada cuesta muy caro.

Publicado originalmente en el sitio web de Fairtrade Internacional.

Recomendados

Contacto
Síguenos
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram