Un futuro más justo para todos pasa por la igualdad de género ahora

11/03/2022

Las mujeres agricultoras constituyen la columna vertebral de la agricultura mundial. Fairtrade se encarga de que tengan un camino hacia el empoderamiento.

Leer más... Un futuro más justo para todos pasa por la igualdad de género ahora

Las mujeres han sido durante mucho tiempo la columna vertebral de la producción agrícola de nuestro planeta. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que las mujeres constituyen hoy en día entre el 60% y el 80% de los agricultores presentes en los países no industrializados y que hasta el 70% de la mano de obra agrícola en algunos países procede únicamente de mujeres. Esta es una cifra asombrosa. Y también es un claro indicador del papel vital que desempeñan las mujeres en la alimentación del mundo. Sin embargo, a pesar de la importante contribución de las mujeres agricultoras, la desafortunada realidad es que la mayoría de ellas trabajan muchas horas que pasan desapercibidas y, sobre todo, no son recompensadas. Sólo porque son mujeres.

Recientemente, Fairtrade África llevó a cabo un estudio de género que mostró los esfuerzos progresivos que se han realizado para lograr la igualdad de género en las organizaciones de productores certificadas por Fairtrade. Este estudio descubrió que los desafíos estructurales, como las estructuras de gobernanza no inclusivas dentro de las organizaciones de productores, limitan en última instancia el empoderamiento de las mujeres agricultoras y su acceso a los servicios clave. De hecho, un hecho común en varios de los países estudiados es que las políticas y leyes progresistas en materia de género a menudo no se traducen en programas de planificación y ejecución. Al mismo tiempo, los desafíos sistémicos y culturales, como las normas sociales discriminatorias y los estereotipos de género, impiden el progreso hacia el empoderamiento de las mujeres agricultoras. Y lo que es más importante, las agricultoras, a diferencia de sus homólogos masculinos, se enfrentan a importantes dificultades para adquirir los recursos necesarios para aumentar la productividad de sus explotaciones.

En otras palabras, cuando se trata de la producción agrícola mundial, la brecha de oportunidades de género sigue siendo inexcusablemente alta. Y esta dramática situación se ve agravada por el hecho de que muchas agricultoras tienen una formación limitada o nula.

Esto las coloca en clara desventaja a la hora de competir por puestos de liderazgo en sus cooperativas de agricultores o de contribuir a los procesos de toma de decisiones clave que afectan a las operaciones de la cooperativa o incluso a sus propios productos. También es frecuente que se asignen a las mujeres puestos con escaso poder de decisión, incluso en comités en los que la dirección está dominada por los hombres. Esto debe cambiar.

En Fairtrade seguimos comprometidos con la construcción de un futuro más justo para todos. Pero también sabemos que un futuro más justo para todos significa la igualdad de género ahora. Por eso, nuestros esfuerzos continuos para abordar las desigualdades de género sobre el terreno siguen teniendo un gran éxito. Por ejemplo, nuestras Escuelas de Liderazgo para Mujeres, que trabajan por la igualdad de género a través de programas de formación diseñados para fomentar las habilidades de liderazgo, los conocimientos sobre presupuestos y contabilidad, el ahorro y la inversión en nuevas oportunidades. En Costa de Marfil, por ejemplo, Fairtrade África trabajó de esta manera para apoyar a las mujeres agricultoras en la utilización de estrategias agrícolas inteligentes para diversificar sus ingresos, desarrollar sus habilidades para crear negocios y convertirse en líderes de sus cooperativas de cacao certificadas por Fairtrade. Al mismo tiempo, en Kirguistán, un curso de la Escuela de Liderazgo de Género, de un año de duración, enseñó a las mujeres a entender la igualdad y cuáles son sus derechos, al tiempo que aprendían habilidades empresariales y formas de controlar y gestionar los recursos. Las Escuelas de Liderazgo Femenino de Fairtrade mejoran los niveles de confianza de las mujeres agricultoras para que puedan participar de forma significativa en la expresión de sus preocupaciones y negociar y abogar por la inclusión en aquellos espacios tradicionalmente dominados por los hombres.

La dedicación de Fairtrade a la igualdad de género está arraigada en nuestra ética y los Criterios de Comercio Justo hacen especial hincapié en la igualdad de género. Fairtrade África, por ejemplo, se asegura de que todas sus organizaciones de productores certificadas por Fairtrade conozcan las cláusulas de género de los Criterios. Para ello, proporcionamos apoyo a las organizaciones de productores y nos aseguramos de que sus políticas de género sigan cumpliendo los criterios mediante la creación de comités de género. Además, las formamos para que aborden cuestiones de género como la discriminación, la violencia de género y el acoso sexual.

Sobre todo, Fairtrade África lleva a cabo análisis de género que nos ayudan a informar sobre las brechas de género presentes en todo el ecosistema y cómo podemos apoyar a las organizaciones de productores pertinentes para superarlas. Esto está en consonancia con la filosofía de Fairtrade de empoderar a los agricultores para que puedan tomar las riendas y tener el control de sus negocios, sus medios de vida y su futuro. Las organizaciones de productores deben ser intencionadas y estratégicas a la hora de contribuir a la igualdad de género y al empoderamiento de las mujeres. El enfoque de Fairtrade hace honor a ese compromiso.

El Comercio Justo es una herramienta fundamental para lograr la igualdad y la equidad de género. Y es la razón por la que las cooperativas certificadas por Fairtrade obtienen mejores resultados que las no certificadas en cuanto a la representación de las mujeres en puestos de liderazgo. Pero no podemos hacerlo solos. Las empresas de todo el mundo deben promulgar políticas que apoyen la igualdad de género sobre el terreno, en sus cadenas de suministro y en sus juntas directivas. Es fundamental que todas las empresas lleven a cabo auditorías de género para saber en qué medida contribuyen a la igualdad de género y que apliquen las políticas necesarias para subsanar cualquier laguna que se encuentre en sus organizaciones. Además, las empresas deben hacer esfuerzos deliberados para contribuir al empoderamiento de las mujeres agricultoras mediante la comercialización de sus productos, haciéndoles un hueco en sus esferas de influencia comercial y animando a los consumidores a realizar compras éticas que fomenten la misión de la igualdad de género. Dado que las mujeres constituyen el grueso de los trabajadores del sector agrícola, es hora de que todos los agentes de la cadena de suministro den un paso adelante y pongan de su parte para garantizar que las agricultoras reciban su justa recompensa. Sólo trabajando juntos en este objetivo común podemos garantizar que el futuro sea justo y con igualdad de género para todos.

Susan Limisi, Coordinadora de género en Fairtrade África.

Publicado originalmente en el sitio web de Fairtrade Internacional en marzo de 2022.

Recomendados

Contacto
Síguenos
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram